viernes, 5 de febrero de 2010

El hippie es puto?

Infinidad de yuppies nos mandan SMS ininteligibles pero, seguramente, recitables con voz finita, donde se puede suponer que preguntan si hay que ser homosexual para ser hippie, he aquí unos ejemplos:

M tngo q senta n la tacuara pa sr jipi?
Ya me komí un ngro, ya soy hipi?

La respuesta es que n s ncesario cmerse la gletita pa sr hippie.
Más allá de lo que diga este policía en este video de los años 70, no todos los hippies somos put… gays.



Cierta sensibilidad, apertura mental y afectación gestual puede llevar más de uno a este tipo de confusión. Sin embargo la poca predisposición a la limpieza debería hacer sospechar hasta al más escéptico. En un estudio realizado en forma informal por unos amigos, estuvimos buscando algún gay de rastas. Después de medio año uno de mis amigos dijo haber dado con uno (fue Santiago pero me pidió que mantenga su nombre en el anonimato), lo que indica un índice muy bajo para una ciudad como Barcelona. Otro es el caso de las lesbianas que sí tienen rastas y sí son sucias, no lo digo ni por vos Natalí, ni por vos Serena (si se enojan me pegan). Aun así no se puede decir que haya que ser lesbiana para ser hippie, seguramente dentro de la comunidad hippie tenemos un número de homosexuales igual al resto de la población, entre el 10% y el 20% . Estos porcentajes surgen de encuestas hechas en España, donde se tomó como criterio que los encuestados no se declaren a si mismos como heterosexuales (1).
Y ahora sin venir a cuento les tiro esta pregunta: ¿donde queda la homosexualidad?
¿Queda en Sitges?
¿No queda en ningún lado porque no existe como dicen los nabos de la teoría queer?
¿O queda en algún lugar dentro del cerebro?

La respuesta es obvia, queda en la zona INAH 3 del hipotálamo ¿O no?
Si nos vamos a wikipedia dice que queda en el hipotálamo pero como los de la Wikipedia son unos nabos como los de la teoría queer, vamos a tener que investigar más a fondo.
LeVay en 1991 publicó una articulo donde decía que los hombres la tenemos más grande que las mujeres, más del doble (la INAH 3, ¿que pensaron?). Según el mismo trabajo los hombres homosexuales la tendrían más o menos como las mujeres, o sea menos de la mitad que un heterosexual. Todo venía bastante bien, se había encontrado una diferencia en la morfología del cerebro que explicaba las diferencias en el comportamiento entre homo y heterosexuales. El problema fue que apareció Byne en el 2001 y dijo que él solo había encontrado una correlación negativa no significativa en el tamaño del núcleo INAH3 del hipocampo con respecto la homosexualidad. Dos trabajos científicos contradictorios , es evidente que se necesitan más estudios para desempatar. Blog del rasta 1 wikipedia 0, ahora no me ven pero estoy bailando como Ronaldinho depués de hacer un gol.
Se han realizado otras investigaciones donde se han hecho hallazgos similares que después han sido cuestionados por otros trabajos, entre las estructuras cerebrales estudiadas se pueden mencionar la comisura anterior y el núcleo supraquiasmático.
A esta altura algún lector se podrá plantear si existe verdaderamente una correlación entre la anatomía del cerebro y la homosexualidad. La respuesta sin lugar a menor duda es sí. La elección de la pareja no es al azar, ni está determinada por la sociedad, ni es una elección. Es mas bien como ser zurdo, donde hay personas zurdas que se hacen las diestras, hay ambidiestros y hay zurdos hechos y derechos… valga la paradoja.
Las coincidencias no acaban acá, los zurdos han sido perseguidos, según la Wiki los japoneses podían repudiar a su esposa si se descubría que era zurda (esto no cuenta como punto para la wiki porque el árbitro dijo que había posición adelantada). Cabe remarcar que hoy en día la iglesia católica no pone objeciones a que se casen los zurdos. Yo me pregunto ¿A donde vamos a ir a parar?
¿Y a que venía esto de los zurdos?
Ah sí, lo de la anatomía cerebral, eso, se puede predecir si alguien es zurdo con un resonancia magnética. Y en el caso de la homosexualidad debería ser igual, así que me metí en pubmed y busqué algún artículo de resonancia magnética y homosexualidad.
Encontré uno muy interesante firmado por Jorge Ponseti del año 2007, el tipo parece que trabaja en Kiel, Alemania, en el grupo del Dr. Hartmut Bosinski.
Después de hacerle resonancias magnéticas a un montón de gente, encontraron otro biomarcador de lesbianismo, que se sumó a los otros que ya eran conocidos. En una enumeración rápida `puedo mencionar la emisión otoacústica, la relación de tamaño entre los dedos índice y anular (los hombres tenemos el anular más grande, las mujeres el índice, en el caso de los homosexuales estos rasgos suelen estar cambiados) y la contextura física.
En general estos aspectos son diferentes entre personas de distinto sexo, salvo que la persona sea homosexual, no todos los homosexuales presentan estos biomarcadores, ni todos los que los presentan son homosexuales pero si ocurre en la mayoría de los casos, para más información ver el review de Mustanski del año 2002.
En el trabajo de Posenti y colaboradores se observó que las mujeres homosexuales tenían menor cantidad de materia gris en la corteza piriforme en comparación con las heterosexuales, por lo tanto este es un rasgo que comparten las lesbianas con los hombres.



Esta es la figura del paper, en azul se indica las zonas donde los hombres tenemos menos materia gris y el área amarilla el lugar donde las lesbianas presentan cantidades de materia gris similares a las de los hombres.
Bueno los tipos encontraron un candidato, estamos hablando de un biomarcador de lesbianismo que involucra al cerebro y que establece semejanzas entre hombres y lesbianas. Casi podemos cerrar la persiana y decir que el tema está resuelto. Sin embargo quedan un par de cuestiones que aclarar, la primera es que esto no explica en lo más mínimo la relación de esta estructura con la preferencia sexual. Uno hubiera esperado que la selección de la pareja estuviera relacionada con estructuras subcorticales ya que estas son más antiguas desde un punto de vista evolutivo, si me hubieran hecho apostar, hubiera apostado por alguna estructura perteneciente a al sistema límbico.
Por otro lado, son necesarios más estudios para ver una relación determinista ya que, si bien es posible que las lesbianas presenten este rasgo, no tiene porque estar directamente relacionado con la elección de la pareja, sería un caso similar a la relación entre los dedos índice y anular.
Además, tampoco explica la homosexualidad masculina, ya que en el estudio no se encontraron diferencias en esta área entre hombres heterosexuales y homosexuales.
Los autores plantean un patrón distinto en la homosexualidad femenina con respecto a la masculina, algo que, si bien es posible, cuesta digerir. Evidentemente serán necesarios más estudios al respecto, pero puede llegar a ser un buen soporte para esta teoría que en un futuro se encuentre un patrón anatómico distintivo en la elección de la pareja entre hombres y mujeres.
El post se me hizo muy largo y me queda material así que calculo que en un futuro cuando se me acaben las ideas voy a volver sobre el tema.
Ap, me olvidaba teoría queer 0 blog del rasta 1. PE PEEE PEPE PE PE

les dejo una rana que se equiboca


Si les gusta dormir con lluvia… http://www.rainymood.com/(encontrado a través de podetti)

Si con eso no se duermen prueben con esto(encontrado a través de oink)

2 comentarios:

Guille dijo...

También hay que considerar que puede estarse confundiendo causa con efecto. ¿No es posible que las diferencias presentadas en el cerebro sean consecuencia más que causa? Por ejemplo, imaginando que el desarrollo de ciertas estructuras cerebrales responda de alguna forma al ejercicio: si la mujer lesbiana, por sus patrones de comportamiento, no utiliza la corteza piriforme tanto como la heterosexual, sería lógico que ésta se desarrolle menos.

raztez dijo...

Hola guille, sí que es posible y no solo eso también es posible que el lesbianismo y este rasgo de densidad neuronal sean convergentes, o sea que haya un origen común para ambos pero que no sean uno causa del otro, la elección de mujeres como pareja no es el único rasgo típico del comportamiento de una lesbiana.
Queda claro de que esta zona es un buen candidato pero faltan más estudios para confirmarlo.
Saludos