martes, 16 de febrero de 2010

Pornociencia


Me aceptaron un paper (articulo) en el Journal of hippie neurorastology (de enserio, bueno la revista quizá tenga otro nombre). Para festejar se me ocurrió que debía hacer un post que pegue fuerte, no se me ocurría que podía pegar fuerte en Internet… y mientras miraba algo de pornoarte dije: eureka! Voy a hacer un post sobre gatitos!
Pero hasta que lo escriba (lo quiero hacer bien) les voy a ir contando acerca de un aspecto de la sexualidad humana que es estudiada por la ciencia, la pornografía.
Todos sabemos que es y todos debemos haberla visto alguna vez ¿Pero que tiene que ver con la ciencia?
Haciendo una búsqueda en pubmed encontré que había 1134 artículos científicos que incluyen la palabra pornography. Vamos bien, así que la pornografía es un tema, digamos, candente en la ciencia.
Pero después de una pequeña exploración de revisiones bibliográficas me llevé una fuerte desilusión. El eje principal de las investigaciones rondaba acerca de si la pornografía era buena o mala para la sociedad, que la pedofilia blablabla, que las violaciones blablablabla, que la adicción al sexo oral blowblowblow.
Hasta que de pronto vi un artículo donde se hablaba bien de la depilación desde un punto de vista sexual. MMMmmm (dígase con voz libidinosa) la cosa va tomando color.
Más abajo encuentro algo interesante: parece ser que las mujeres que han tenido fantasías con ser forzadas a mantener sexo oscila entre el 31% y el 57%, más aun, entre un 9% y un 17% considera que esta es su fantasía favorita.
Por ejemplo:
Hunt (1974)
Community sample; N = 1,044;
Age: 75% 25-77; 71% married.
Solitary item on rape fantasy during masturbation. “Being forced to have sex.”
19% of those who have masturbated have had fantasy.
Más de uno se preguntará que tiene que ver esto con la pornografía, en realidad se encontró algo bastante predecible y es que la mujeres con un interés más profundo en los distintos aspectos de la sexualidad, incluyendo la pornografía, coincidían con las que tenían este tipo de fantasías.
Sin embargo el trabajo más interesante que encontré es uno donde les hacían resonancias magnéticas funcionales a mujeres mientras les mostraban pornografía durante distintas etapas del ciclo menstrual.
El trabajo fue realizado por un grupo chino, está firmado por Xun Zhu y fue publicado en la revista Behavioural Brain Research.


Los investigadores vieron que el máximo de excitación (neuronal) se alcanzaba fuera del periodo de ovulación.
Esta diferencia en el nivel de excitación no incluía la corteza temporal, la cual actúa inhibiendo las conductas sexuales. Ya se sabía que las mujeres que sufren daños en esta parte de la corteza generan hípersexualidad, si ya se, suena como si fuera especie de superpoder para el coito. Eso me hace acordar cuando tuve una historia con una colega y me pidió que le dijera cochinadas. “Pareciera que tuvieras la corteza temporal dañada” le respondí y se corrió ahí mismo... tengo que dejar de salir con colegas.
Volviendo atrás, las mujeres presentan mayor actividad neuronal en áreas vinculadas al incremento de la percepción sensorial/sexual fuera del periodo de ovulación, quizás alcanzando un máximo durante el periodo de menstruación.
Sí leyeron bien, en eso nos distinguimos de los perros, las mujeres se excitan más fuera del periodo de fertilidad. Los autores del trabajo sugieren que estas diferencias tendrían un significado evolutivo en los seres humanos. La procreación se produciría con hombres con los cuales la mujer desea estar más allá de un momento de “calentura”, así el menor nivel de excitación permitiría elegir la pareja con mayor cuidado. Por último, y no menos importante, desmiente eso de que las mujeres no se excitan con pornografía.

Bueno creo que es hora de que continúe con lo que estaba haciendo...

1 comentarios:

Martin dijo...

"la adiccion al sexo oral blow blow blow" ... brillante!

muy bueno el articulo... se ve q a las minas hay q pegarles en la cabeza nomas para que se calienten! jejeje