martes, 5 de octubre de 2010

Perlas de la ciencia capitalista


Bueno les dejo un par de links sobre conductas antiéticas en la ciencia:
De primer plato tenemos a un postdoc de origen indio que se dedicaba a sabotear los resultados de sus compañeros de laboratorio. Aparentemente, el móvil fue que sentía celos de los resultados de su compañera de trabajo.
El plato fuerte es un brillante neurocientífico que decidió hacer fraude con una parte de sus resultados y no contento con eso amenazaba a sus empleados para que no lo denunciaran. El colmo de la paradoja viene dado porque el tipo se dedicaba a estudiar la moral desde el punto de vista de las neurociencias.
Y de postre tenemos racismo y desprecio por la vida humana por parte de un grupo de investigadores de EEUU.  Estos filántropos decidieron contagiar con sífilis a individuos sanos para ver si funcionaba un tratamiento. Me imagino que sería ilegal hacerlo en EEUU, o tendrían miedo de que el disparo se les vuelva en contra cuando algún contagiado se ”puliera” a sus esposas o, sencillamente, consideraban que la vida de los guatemaltecos valía menos que la vida de sus compatriotas (siempre y cuando no fueran negros, como bien se puede apreciar en el artículo).


¿Con todo esto como no vas a querer hacer la América?

2 comentarios:

El Materialista Mecanicista dijo...

Un poco simple eso de 'ciencia capitalista', ¿no? Quiero decir: ¿hay otro modelo de ciencia que no mienta, que no falsee sus resultados, que no masajee los datos y no manipule las estadísticas por principio, jamás? ¿Quizás la ciencia esquimal, la comunista, la socialdemócrata? ¿La ciencia aristocrática?

Capitalista, en este caso, es un adjetivo ideológico que no aporta nada a la entrada.

Por lo demás, gran blog. Si no fuera por eso, ni me molestaría en escribir este comentario.

Salud.

raztez dijo...

Gracias EMM , la verdad que puse el titulo a las apuradas y no lo justifiqué así que lo hago ahora.
Hice el rejunte porque casualmente esa semana me llegaron estos datos a través de distintas fuentes sin conexión entre ellas. Todas tenían el punto en común de ser investigaciones realizadas en EEUU. Para mí esto no es casual y está relacionado tanto con la cultura como con el sistema científico estadounidense.
La cultura del “winer” y del “loser”, donde una persona vale lo que gana, genera mucha competencia y una fiebre constante por el dinero. Esto se exacerba a tal punto que lo único que importa es ganar.
Por otro lado es importante destacar que en EEUU el sueldo de los investigadores proviene de los subsidios. Si tus investigaciones no son mejores que las de los otros grupos no recibís los subsidios y no solo no podés investigar, sino que no podes ni siquiera darle de comer a tus hijos. ¿Qué crees que pasaría si le preguntás a 100 personas de la calle que prefieren, si hacer fraude y tener una casa, o decir la verdad y conseguir algo tan intangible como la autosatisfacción de ser honesto? En verdad me sorprende que estas cosas no se den más seguido.
En otros países los laboratorios no se manejan tanto como empresas, los científicos tienen un sueldo asegurado y el beneficio que obtienen haciendo ciencia no va mucho más allá del prestigio. Esto tiene algunos problemas asociados pero disminuye la posibilidad de que el científico se vea tentado a hacer fraude.
La verdad me alaga mucho que te guste mi blog, con tu permiso voy a copiar tu comentario (y mi respuesta) para subirlo como si fuera un post
Salu2