jueves, 8 de abril de 2010

Si hay un colesterol que es bueno, con mariguana debe ser incluso mejor.

Cuando hablamos de colesterol bueno y colesterol malo, no estamos hablando en realidad de colesterol. Estamos hablando de unos complejos macromoleculares llamados lipoproteínas. Las que tiene baja densidad (Lipoproteínas de muy baja densidad, VLDL, siglas en inglés) se las caratula como colesterol malo y las que tienen alta densidad (lipoproteínas de alta densidad, HDL) se las caratula como colesterol bueno.
Las de baja densidad tienen menor afinidad por el colesterol y lo entregan con mayor facilidad a los tejidos, en cambio, las de alta densidad hacen lo contrario. Por eso el malo “ensucia” y el bueno “limpia”.

Pero nada de esto es lo que nos importa en este momento, a menos que tengan ustedes el colesterol alto que entonces deberían preocuparse. Lo que nos ocupa en este post es lo que tienen en común el colesterol y la mariguana, ninguno de los dos son solubles en agua.

Por ese motivo el colesterol que comemos o producimos debe viajar asociado a proteínas por nuestra sangre y lo mismo pasa con la mariguana. Tanto la mariguana como el colesterol se introducen dentro de los corazones ( aaaah que romántico) hidrofóbicos de proteínas solubles, entre ellas las lipoproteínas antedichas, el colesterol bueno y el colesterol malo.

El que los canabinoles (la parte de la mariguana tiene efecto narcótico) sean solubles en grasa no solo es interesante por el mecanismo que utilizan para viajar por la sangre. Además está relacionado con su capacidad para acumularse en el tejido graso y en el cerebro, esto hace que la vida media de la droga en el cuerpo sea mucho mayor y que, por lo tanto, sea fácilmente detectable varios días después de haber fumado.

Muchos rastas y hippies han decido lanzarse a experimentar, han preparado tés de mariguana y se han dado cuenta de que no les hacía ningún efecto. Claro niños los canabinoles no pasan al agua. En cambio si hubieran utilizado un medio rico en proteínas, como por ejemplo leche, la droga se hubiera introducido dentro de las mismas para luego pasar a alguna lipoproteína en sus intestinos (probablemente un quilomicrón).

Debo decir que no les recomiendo consumir mariguana ingiriéndola, lo más probable es que terminen consiguiendo un efecto más alto del que desean. Además, tarda más de media hora en hacer efecto y este dura mucho más tiempo. Es mejor fumarla, así se puede regular con más facilidad la dosis.



Obviamente al ser fumada la mariguana se absorbe en el pulmón donde pasa a las proteínas de la sangre. Estas liberan la droga en la barrera hematoencefalica dentro del cerebro. Los canabinoles atraviesan fácilmente esta barrera también en parte gracias a ser liposolubles. Acto seguido pueden viajar por las membranas de la glía de la propia neurona o en el interior de proteínas que hay en la linfa que baña las células. Finalmente termina uniéndose a los receptores de anandamida inhibiendo la actividad de las neuronas que tienen esos receptores.

Supongo que algunos opinarán que el té es mejor porque el humo no es bueno para los pulmones. Como alternativa se puede utilizar un vaporizador casero, en este video se muestra como hacer uno:




Entonces ya saben la próxima vez que fumen y coman manteca pueden flipar/flashear con que el porro y la manteca toman el mismo tren dentro de sus venas. Le pueden decir a una amigo ¿Sabías que tenés el colesterol bueno y el malo llenos de droga?

Pd: la viñeta es de Montt
FQV8X9JHVEWP

2 comentarios:

Martin dijo...

Interesante... o sea q el te de marucha deberia ser un te con leche! je

ESA FOTO TIENE THC!! NOO.. PERDON!! HDR!!!!

raztez dijo...

señor sabe usted muy bien que es su responsabilidad todo el HDR de esa foto, así que hágase cargo, ya está yendo interpol a buscarlo a su casa, (pd poné tu página, la de 3D en tu perfil de blogger-> sugerencia)