viernes, 25 de junio de 2010

La memoria y la existencia del pasado.

En esta bitácora ya se ha incursionado varias veces en temas donde se mezcla lo científico y lo religioso. Por aquello de que a buenos entendedores pocas palabras, les resumo que mi posición coincide con una visión de la realidad similar a la materialista. Básicamente, esta es la más aceptada por la ciencia y sostiene que existe una realidad independiente del observador y que no existe dios.

En el post anterior escribí acerca del hipocampo como centro “creador” de memorias y después de ello no pude menos que pensar en la inexistencia del pasado.

Las abstracciones, lo imaginario y los recuerdos no existen fuera del individuo que los piensa. Por eso digo que las memorias se “crean”.

Para mí, un recuerdo es una copia no fidedigna del patrón de activación neuronal que produjo el evento original. El pasado no solo no existe sino que ni siquiera existió como lo pensamos.

Entre estos recuerdos inexactos vienen a mi largas charlas con gente que estudiaba filosofía, en especial con Ana y con Andrés. Cuando hablábamos de estos temas ellos siempre se acordaban de Sartre y me hablaban de un libro que se llama La Náusea donde el filósofo negaba la existencia del pasado.

Es bueno recordar que el pasado no existe, que la repetitividad de la vida ha hecho útiles los recuerdos y que solo por eso almacenamos esos bocetos de realidad.

Carpe diem

2 comentarios:

Iñigo dijo...

Bueno pues si no existe pasado tampoco existira futuro, porque el presente seria el pasado de este. Resulta dificl conjungar el "presentismo" con eso de que existe una realidad exterior al observador.

raztez dijo...

@Iñigo no es para nada simple, el pasado no existe para alguien que no puede recordar, pero también es fuerte decir que el pasado no existe.