martes, 31 de agosto de 2010

La antesala de la muerte I

A pesar de que algunas religiones esotéricas como el catolicismo lo nieguen. Hay una cosa que es cierta, más cierta que otras cosas, si es que puede haber grados de certidumbre. Todos nos vamos a morir.
Los lectores recurrentes quizás ya sepan que en este blog nos gustan las cuestiones metafísicas (no sé porque hablo en plural si soy el único que lo escribe).
El “ser” de una persona radica en su cerebro, poco aportan los huesos y los músculos más allá del confort de poder movernos. La muerte entonces ocurre cuando se nos rompe el cerebro, cuando se nos cuelga el sistema y no hay forma de reiniciarlo. Después de eso no hay nada, no se puede volver a cargar el sistema operativo, cada ordenador tiene el propio y si se pierde listo calisto, estamos muertos.
Los años pasan y nos vamos volviendo tecnos, los telómeros se nos acortan, las células se dividen menos, nuestra memoria ya no es la misma, nos olvidamos de nuestros nietos, de nuestros hijos, de toda nuestra familia, llega un punto en que ya no nos podemos ni mover. Pueden aparecer algunas ulceras en las piel por la inmovilidad hasta que una infección pulmonar se apiade de nosotros y nos formatee.
Mucho no importa si la demencia la termina produciendo la enfermedad de Alzheimer u otro tipo de demencia.
Si esto nos ocurre a los 85 años deberíamos estar incluso agradecidos dejamos a muchos atrás en el camino. El problema es cuando esto nos pasa a los 50 años. Por este motivo hay toda una rama de la ciencia que se dedica a estudiar las demencias seniles.
Algunos datos interesantes que se han encontrado hasta ahora incluyen que:

1. Las dietas bajas en calorías incrementaban la esperanza de vida y el desempeño en ratones envejecidos.


2. Los cuerpos cetónicos y/o el deterioro de las funciones reproductivas producidas por dietas muy estrictas también son perjudiciales para el envejecimiento.


3. El ejercicio, el estudio, la diversidad en el ambiente (¿viajes?), entre otros, reducen y retrasan los efectos del envejecimiento


En "La antesala de la muerte II " voy a ampliar un poco más acerca de este tema mientras tanto diviértanse mirando este video de Moby




Bibliografía: The neurobiology of aging.

0 comentarios: