jueves, 28 de enero de 2010

Si me hago hippie, debo dejar de comer carne?


Durante las distintas actividades que hacemos los hippies solemos encontrarnos con multitud de veganos, vegetarianos y proteccionistas de animales. Se que hay una gran cantidad de yuppies que desean ser hippies y se preguntan si deben dejar de comer jamón.
La respuesta es no.
Lo cierto es que esta “gente” enuncia un gran número de argumentos con respecto a los derechos de los animales pero sin quererlo, entra en una contradicción que invalida su filosofía.
Por un lado igualan los derechos de los animales a los derechos de los seres humanos pero, por otro, consideran que los seres humanos están por encima de los animales. Como puede ser que esté mal que un humano coma animales y bien que los coma un león. Evidentemente esta caterva de pedantes se cree superior a los leones. Los hippies en cambio nos sentimos parte de a naturaleza y por lo tanto con igualdad de derechos con un león, ambos podemos comer jamón si queremos.
Por favor no me malinterpreten con esto no quiero incentivar a los veganos para que salgan a cazar leones.
Una relación de igual a igual con la naturaleza no involucra proteger individuos de otras especies pero si su medio ambiente, que dicho sea de paso también es el nuestro. Así está perfectamente bien visto que el hippie sea ecologista.
Podría cerrar aquí esta reflección pero, como esto es un blog, existe la posibilidad de que algún comentarista sea vegano y decida llevarme la contra en vez de ir a comer una barbacoa.
Ya me imagino algún argumento del tipo de: los humanos pueden elegir, los leones no por lo tanto nosotros podemos evitar hacer sufrir a un animal.
Mas allá de que se pueda matar a un animal sin hacerlo sufrir, el punto importante es si se debe perjudicar a nuestra especie para evitar que sufra un animal.
A diferencia de lo que declaman los veganos el consumo de carnes es muy saludable, necesitamos las proteínas, el hierro y la vitamina B12. Si bien se puede intentar suplantar con algunos vegetales, lo cierto es que los pueblos que comen poca carne tienen una estatura menor y se han encontrado correlaciones positivas entre el consumo de carne y el IQ(1). El consumo de animales también es beneficioso para el desempeño sexual y el desarrollo de los órganos sexuales (2), ambos de especial importancia en el sexo libre.
Cuando se enferman los proteccionistas de animales toman antibióticos, cuando se agarran parásitos toman desparasitantes y cuando se agarran sarna se ponen Permetrina. Entonces parece que no importa tanto el sufrimiento de todos los animales, sino el de algunos en particular, y por el otro lado, también habría que evaluar perjuicios y beneficios en cada caso.
Ya derrumbada la ley general proteccionista de que los animales no deben sufrir en ningún caso. Pasamos a una ley más relativista donde hay que analizar que animales, cuanto sufren y los beneficios que eso produce.
Así un hippie debería aceptar no comer animales en peligro de extinción y animales muy próximos al hombre como por ejemplo los homínidos. Pero un pollo al espiedo proveería la cantidad de nutrientes necesarios para que la madre hippie procree un vástago que crezca más grande, más fuerte y con un IQ más alto que la madre vegana.

1 Ideggyogy Sz. 2008 Jul 30;61(7-8):220-9.
2 Br J Nutr. 2006 Apr;95(4):817-23.